*

Portada Deportes  |  16 julio 2017

Las lágrimas de Roger Federer tras ganar su octavo Wimbledon

"Espero que pueda volver aquí el año que viene a defender el título", sostuvo el suizo emocionado y con palabras de elogio a Marin Cilic.

Tras vencer a Marin Cilic y consagrarse ganador en Wimbledon por octava vez, el suizo Roger Federer rompió en lágrimas al ver a sus cuatro hijos en el palco del estadio.

Con su victoria, Federer de 35 años y 342 días, se convirtió en el jugador más veterano en la historia en ganar Wimbledon.

Federer dedicó gran parte de su discurso al croata Marin Cilic, al que dijo en la entrega de trofeos que "jugar con una lesión es muy cruel" y que es "un héroe".

"Hiciste un torneo buenísimo, deberías estar muy orgulloso", le dijo el ocho veces ganador en el All England Club. Y agregó: "Lo hiciste lo mejor que pudiste y podés estar orgulloso de ti mismo, y espero que podamos jugar mejores partidos".

Federer bromeó después con los seis meses de descanso que se tomó este año. "Me tendré que tomar más veces un descanso de seis meses", dijo. Pero luego, añadió: "Mejor que ganar el trofeo es sentirme sano. Eso significa mucho para mí. Trabajé muy duro para estar aquí".

"Siempre creí que podría hacerlo, porque si crees mucho en algo podés conseguirlo"

"Siempre creí que podría hacerlo, porque si creés mucho en algo podés conseguirlo. Seguí creyendo y soñando. Es una pista muy especial, muchas leyendas estuvieron aquí. Espero que no sea mi último partido y pueda volver aquí el año que viene a defender el título", finalizó.