*

Próximo vivo 07:00 hs.

Portada Curiosidades  |  19 abril 2017

El político noruego con una enfermedad degenerativa que se animó a desnudarse para dar un mensaje de superación

Y es que ya de joven creció su interés por la política, hasta el punto de que, en poco tiempo, se convirtió en uno de los políticos más admirados e inspiradores de Noruega.

Un político que es capaz de inspirar a millones de personas. Esta es la historia de Torstein Lerhol, un noruego que es político, maestro y activista social pero que se ha dado a conocer al mundo gracias a su increíble historia de superación. Otro dato es que pesa sólo 17 kilos

Muchos de los que han podido conocer y acercarse a Lerhol pasan por la misma montaña rusa emocional que abraza sentimientos como la sorpresa y la compasión, para desembocar en una sincera gratitud. Y es que a sus 30 años el noruego no parece un aventurero ni un trotamundos, pero es mucho más que eso. A pesar de que la vida no se lo ha puesto nada fácil, su perenne sonrisa parece no tener fecha de caducidad.

Cuando Torstein tenía solo un año de vida la tragedia impactó de pleno en su vida familiar. Los médicos le diagnosticaron una atrofia muscular espinal, enfermedad hereditaria que provoca que las neuronas motoras del cerebro y de la médula espinal se vayan descomponiendo con el paso de los años. El joven ha pasado toda su vida en una silla de ruedas, pero el apoyo de sus padres ha sido crucial para que, lejos de lo que se podía esperar, su vida tuviera mucho sentido.

Y es que ya de joven creció su interés por la política, hasta el punto de que, en poco tiempo, se convirtió en uno de los políticos más admirados e inspiradores de Noruega. Una de las claves de su actitud vital, según aseguran los que le conocen, es su admirable sentido del humor y sus enormes ganas de vivir. Dos cualidades que conectan instantáneamente con aquellos a los que les falta coraje o ven él un espejo al que reflejarse.

Y es que Henrik quería retratar a Lerhol desnudo en el bosque. Sin filtros, sin máscaras, sin edulcorantes que tan de moda están ahora en las redes sociales. Y el político aceptó porque ya hacía tiempo que le daba vueltas a uno de sus debates preferidos: cómo la apariencia influye en nuestra sociedad.

Fuente: La Vanguardia