*

Portada Actualidad  |  14 noviembre 2017

Salta: Presos le pagaron más de medio millón de pesos al exjuez Reynoso para salir de la cárcel

Varios testigos insistieron en que pagaron para obtener libertades y esto complicaría la situación del exjuez Federal de Orán, Raúl Reynoso. Las operaciones se hacían a través de intermediarios que están siendo juzgados.

Desde el 19 de marzo de 2010 Reynoso encabezó una organización de carácter “estable, con soporte estructural, división de roles y capacidad para articular acciones de modo de sostener el desarrollo de la asociación ilícita”, la cual consistía en gestionar y conceder resoluciones judiciales contrarias a derecho, “favorables a los intereses de personas imputadas en procesos judiciales vinculados a conductas de narcocriminalidad”, todo ello a cambio de dádivas y/o dinero.

Los colegas de La Gaceta de Salta informaron que este martes se tomó la declaración de varios testigos. La primera fue Silvina de Cabeza, esposa del empresario carnicero Iván Cabeza, quien fuera detenido por Reynoso en una causa en la que lo consideraba líder de una asociación ilícita dedicada al lavado de activos provenientes del narcotráfico, evasión fiscal, tráfico de inmigrantes y de divisas.

La mujer, sentada frente a los jueces del Tribunal Oral Federal n°1, aseguró que junto a su cuñada optaron por pagar para lograr la liberación de su marido y que juntaron $100.000 de los $600.000 que aceptaron abonar.

El calvario vivido durante los 59 días que su marido estuvo preso, sumado a las graves acusaciones que enfrentaban, que además perjudicaron a los negocios familiares, y la falta de resultados en sus presentaciones legales llevaron a la familia a aceptar la propuesta llevada por dos amigos suyos que les dijeron oficiar como intermediarios de Reynoso: Diego “Carioca” Aquino y José “Tara” Flores.

Viviana Elizabeth Cabeza, hermana de Iván, fue la encargada de llevar el dinero recolectado y así lo sostuvo en la audiencia, donde contó que primero le pidieron $3.000.000 para luego acordar en $600.000. Contó que un empleado de la carnicería la acompañó a dejar el dinero en la casa de la madre de Aquino, quien luego les dijo que él se encargaría de pagar los otros $500.000 en agradecimiento a Iván Cabeza, quien años antes le había dado trabajo y hasta incluso prestado dinero.

Ambas mujeres dijeron que Flores y Aquino aseguraban que su contacto era con Arsenio Eladio Gaona, el abogado ex cuñado de Reynoso que también está imputado en la causa como miembro de la asociación ilícita. Los abogados defensores de ambos imputados se mostraron sonrientes y confiados al salir de la audiencia entendiendo que ninguno de los testigos afirmó haberlos visto o entregado personalmente el dinero a sus clientes. Incluso la esposa de Cabeza dijo que no cree que el dinero haya llegado a manos de Reynoso sino que ve probable que Aquino se la haya quedado.