*

Próximo vivo 13:00 hs.

Portada Actualidad  |  12 octubre 2017

Rescataron a una perra e imputaron a su dueña por maltrato animal

El animal se encontraba abandonado y atado a una cadena en la terraza de un taller mecánico en el barrio porteño Parque Chacabuco. Ahora está en un refugio en Florencio Varela, donde piden alimentos y caricias para los más de 200 perros que asisten.

Tras numerosas denuncias de los vecinos, la Fiscalía de la Ciudad rescató a una perra con evidentes secuelas de maltrato físico, que se encontraba abandonada y atada a una cadena en la terraza de un taller mecánico ubicado en el barrio de Parque Chacabuco. Asimismo, su dueña fue imputada por los delitos de maltrato y crueldad animal.

El caso fue llevado adelante por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental, a cargo del Fiscal Matías Michienzi. A partir de reiteradas denuncias de los vecinos por violación de la Ley de Protección al Animal 14.346, por pedido del Fiscal, veterinarios de la Gerencia de Protección Animal del Gobierno de la Ciudad se acercaron al lugar con el objeto de constatar el maltrato. Sin embargo, la dueña se opuso al procedimiento, por lo que el Fiscal debió solicitar una orden de allanamiento para poder ingresar y examinar al perro.

Participaron del operativo la División Investigaciones Delictivas y la División Canes de la Policía de la Ciudad.

Una vez que el allanamiento fue autorizado por el juez Pablo Casas, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°10 de la Ciudad, se verificaron lesiones visibles y falta de alimentación, así como un ámbito inadecuado sin agua, ni comida.

A raíz de este diagnóstico, el Fiscal Michienzi dispuso el traslado del perro al Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires, con el objeto de que se realice una evaluación integral. Posteriormente, el animal fue llevado a una ONG La banda de Sarita que conduce Sara Godoy, en la localidad de Florencio Varela, especializada en la recuperación progresiva de animales.

La imputada por actos de maltrato y crueldad animal enfrenta penas que van de quince días a un año de prisión.

“La denuncia de los vecinos nos ayuda a detectar los casos de maltrato -resaltó el fiscal Michienzi-. La Fiscalía puede rescatar a los animales e imputar a sus responsables”. Michienzi también agradeció a todos los hogares reciben a los animales victimizados y ayudan a recuperarlos.