*

Portada Actualidad  |  04 julio 2017

“Cucaracha de m... me las vas a pagar”: amenazó por teléfono a su ex mujer y lo condenaron a prisión

En la sentencia se deprende que la víctima sufría episodios de violencia desde 2012, cuando estaba embarazada. El agresor le ponía una frazada para no dejarle marcas visibles.

La justicia de la Ciudad confirmó una condena a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo dictada contra un hombre por el delito de amenazas simples perpetradas contra su ex esposa.

La sentencia se dictó en base a principios de perspectiva de género y la Cámara Penal, Contravencional y de Faltas resolvió dar intervención a la Casa de la Mujer local para que la víctima reciba atención integral.

Todo ocurrió el 27 de mayo de 2015, cuando la víctima, que trabajaba en una farmacia atendió el teléfono y se quedó sin palabras al escuchar lo que escuchó: “Hija de p…, cucaracha de mierda, me las vas a pagar, voy a terminar lo que ustedes empezaron, la van a pagar”.

No fue el primer ataque. Desde el año 2012 la víctima sufrió episodios de violencia por parte del acusado: fue agredida físicamente en reiteradas oportunidades, incluso estando embarazada. La mujer recibió un botón antipánico que accionó en varias oportunidades y se dispuso el arresto domiciliario, con control de un dispositivo de geolocalización, tras verificar un contacto del hombre con la víctima pese a la prohibición.

A raíz de todos esos episodios, la Sala III de la Cámara resolvió por mayoría condenar a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo al hombre que amenazó telefónicamente a su ex esposa y también al hermano menor de la víctima.

Los jueces Marta Paz y Jorge Atilio Franza fundaron el voto mayoritario de la Sala III, que consideró "apropiado dar intervención a alguna institución u organización especializada en cuestiones de género, con sede en la ciudad donde actualmente vive la damnificada, para que tome contacto con ella y pueda brindarle en caso que lo requiera la atención integral que dispone la ley 26.485 en su artículo 10".

"El hecho imputado refiere a amenazas entre quienes constituyeron una pareja, ahora separada, con un hijo en común que a esa fecha era menor de cuatro años, o sea que existe el elemento de vínculo que define lo que encuadra en violencia interpersonal y que, más genéricamente, se inserta en el contexto de la violencia doméstica", expresó la camarista en los fundamentos de su voto.

En la sentencia se desprende que la mujer “recibió patadas, golpes de puño, incluso golpes en la panza”, cuando estaba embarazada. Incluso, luego de dar a luz sufrió golpes cuando amamantaba. En su relató la mujer contó que antes de pegarle, su ex marido le ponía una frazada encima para no dejarle marcas o lastimaduras visibles. Además llegó a enviarle fotos del bebé mientras “jugaban” con un destornillador cerca de un enchufe.

EL FALLO COMPLETO

Fuente: DyN / Foto: Ilustrativa.