*

Portada Actualidad  |  21 abril 2017

Chubut: el río y el mar, un contraste inusual

Un gran contraste se observa en la desembocadura del río Chubut, en el choque del agua dulce con el mar que se forma a orillas de Puerto Rawson.

La última vez que el río Chico se había activado fue 80 años atrás, mucho antes de que la construcción del Dique Florentino Ameghino, por lo cual el aporte que ese curso de agua hizo en las últimas semanas alteró el agua del embalse y provocó el enturbiamiento del espejo del cual se nutre el río Chubut aguas debajo del complejo hidroeléctrico, informa el portal de noticias chubutenses Jornada.

Este es el motivo principal por el cual, a diferencia de lo que ocurre habitualmente, cuando la turbiedad disminuye en 24 horas, ahora la situación es inversa y las cooperativas de servicios públicos se encuentran sin posibilidades de potabilizar.

“Todas las mediciones que hemos hecho aguas arriba de nuestra planta nos indican que la turbiedad continúa y es ascendente”, aseguró el ingeniero Javier Whaler, jefe de la oficina de técnica de agua y cloacas de la Cooperativa Eléctrica de Trelew al explicar las razones de los cortes de suministro y los niveles de turbiedad proyectadas.

Los datos registrados en los puntos de muestreo de 28 de Julio, Dolavon, Gaiman, Puente Colgante, Puente San Cristóbal y Trelew que señalan un alto nivel de turbiedad de alrededor de 3.400 a 3.000 unidades, pero eso datos aumentarán ya que en el punto de erogación el agua está saliendo a valores de 4.500 unidades de partículas por millón y se espera que ese pico de turbiedad llegue a la altura de Trelew en las próximas 90 horas.

"Es un material muy fino de color rojizo, con partículas pequeñas que no llegan a decantar y que requiere de mucho ingreso de químicos que saturan los filtros”, aseguró el técnico.

En este sentido la interrupción de la potabilización “es por el poco rendimiento de la producción y al gran caudal que se requiere para el lavado y la extracción de fangos con estos niveles de turbiedad”, explicó Whaler. En ciclos normales el rendimiento de un filtro es 6% de la producción mientras que en estas condiciones extraordinarias se requiere entre un 40 y 60 % para la extracción de fangos.